Viernes , diciembre 9 2016
Breaking News
Inicio / Salud & Belleza / ¿Tienes espasmos en el párpado? Estas son las posibles causas y qué debes hacer

¿Tienes espasmos en el párpado? Estas son las posibles causas y qué debes hacer

Seguro que alguna vez has sentido espasmos oculares o tics en alguno de los párpados. Si bien siempre suelen producirse en el párpado inferior, también pueden producirse en el superior.

Tranquilo, son bastante comunes. Sin embargo, a veces pueden sucederse de forma muy continuada y, por lo tanto, llegar a convertirse en una molestia. Lo normal es padecerlos por temporadas, días o semanas, aunque a veces pueden acompañarnos durante meses.

Esta mioquimia, como se conoce en jerga médica a este y a otros movimientos ondulantes de algunos músculos, puede surgir por diversos motivos, tales como el estrés, abuso de la cafeína, alergia, sequedad ocular y cansancio entre otros.

A continuación trataremos detalladamente cada una de las posibles causas, a fin de determinar cuál es el motivo que lo está provocando, pues estos espasmos oculares a veces no son difíciles de tratar. La única opción es descubrir qué lo está causando para tratarlos.

En su forma más grave, el espasmo del párpado puede tener su origen en alguna afección neurológica, tales como blefaroespasmo o espasmo hemifacial, aunque no es lo normal. En cualquier caso, deberán ser siempre tratados por un oftalmólogo.

Ahora sí, veamos cuáles son las causas más comunes que producen estos espasmos en los párpados y las soluciones que podemos tomar:

Causas más comunes que producen espasmos oculares:

Estrés. Nuestros cuerpos reaccionan de forma diferente frente al estrés, al cual solemos estar sometidos en diversos momentos. Los espasmos del párpado puede ser una reacción de nuestro cuerpo frente al estrés, especialmente cuando se relaciona con problemas de visión como, por ejemplo, fatiga visual o cansancio ocular, del que hablaremos a continuación. Reducir los niveles de estrés con unas vacaciones o un cambio de rutina pueden ayudar a que estos espasmos desaparezcan.

Cansancio. La falta de sueño también puede generar esta afección, por lo que en estos casos conviene ponerse al día con el sueño.

Fatiga visual. Someter a nuestros ojos a un gran esfuerzo también puede derivar en estos espasmos. De hecho, una de las causas más comunes de cansancio ocular es por el uso excesivo del ordenador, móviles o tablets. Cuando se pasa muchas horas frente al ordenador, lo más conveniente es preguntar a vuestro oftalmólogo sombre lentes especiales para este menester.

También puede ser que la persona necesite un cambio de lentes, por lo que su ojo está trabajando más de la cuenta. Si es así, se debe someter a un examen de ojos para corregir su visión.

Cafeína. La ingesta de café, té, chocolate, refrescos y otros productos que contienen excitantes, podrían estar provocándonos estos dichosos espasmos. Por ello, conviene reducir su consumo o pasarse a sus versiones descafeinadas durante unas semanas. Si los espasmos se reducen considerablemente o desaparecen, ahí está la causa.

Alcohol. El consumo de alcohol también está relacionado con esta afección, por lo que en estos casos conviene abstenerse de consumirlo por un tiempo.

Sequedad ocular. Una condición que padece la mitad de la población cuando envejece. Muy común en personas que pasan muchas horas frente al ordenador o toman ciertos medicamentos (antidepresivos, antiestamínicos etc.), usan lentes de contacto o que habitualmente consumen cafeína y alcohol.

En estos casos, lo más conveniente es acudir al oftalmólogo para que evalúe esta sequedad y administre un tratamiento.

Desequilibrios nutricionales. La falta de determinadas sustancias en nuestra dieta, como magnesio, pueden generar espasmos en nuestros párpados.

Aunque no está corroborado científicamente, si se sospecha de que pudiera tener alguna carencia nutricional, conviene solicitar una analítica que será valorada por el médico, en lugar de ingerir suplementos nutricionales a diestro y siniestro.

Alergias. Aquellos que padecen alergias oculares pueden tener picazón, hinchazón y ojos acuosos. Cuando se frotan los ojos se libera histamina hacia el interior de los tejidos del párpado y a las lágrimas. Resulta que algunas evidencias indican que la histamina puede causar espasmos del párpado.

Para solucionarlo, algunos oftalmólogos recomiendan gotas o tabletas antihistamínicas oculares para controlar estos espasmos. Sin embargo, estos también pueden producir sequedad ocular, por lo que siempre conviene ponerse en manos de un especialista en este campo.

Comentarios