Inicio / Ciencia / Astrofísico plantea los escenarios que pueden derivar en el fin de la humanidad
Fin de la humanidad

Astrofísico plantea los escenarios que pueden derivar en el fin de la humanidad

Un inquietante estudio acerca del futuro de nuestra civilización y nuestro planeta Tierra fue dado a conocer en días pasados.

Se trata del trabajo del profesor de astrofísica Adam Frank, quien se ha propuesto determinar cómo será el desarrollo de la humanidad hasta que perezca algún día.

En su investigación, que fue publicada en la revista “The Atlantic“, Frank explica que usó un modelo matemático para analizar el desarrollo de posibles civilizaciones en exoplanetas (fuera del Sistema Solar), así como el futuro de los humanos en la Tierra.

Este modelo se basa en el uso de recursos energéticos del planeta para evolucionar y desarrollar una civilización. Teniendo en cuenta el impacto negativo del cambio climático y el calentamiento global ocasionado por la utilización de esta energía, el astrofísico elaboró tres posibles escenarios para la civilización humana.

Extinción parcial

Uno de los caminos más comunes, y a la vez más alarmantes, es el de la extinción parcial. Ésta se ocasiona a medida que una civilización usa energía y su población va aumentando, pero las condiciones medioambientales empeoran.

Esto provoca que la población disminuya ostensiblemente y termina cuando se alcanza un equilibrio que permite al planeta garantizar una vida sostenible de la civilización sobreviviente sin hacer daño al medio ambiente. Sin embargo, el precio por este nuevo equilibrio sería muy elevado, pues el proceso acaba con la vida del 70% del planeta.

“En realidad, no está claro si una compleja civilización tecnológica como la nuestra es capaz de sobrevivir una catástrofe así”, destaca Frank.

Suave aterrizaje

Un segundo camino, dice que la población aumenta y el planeta cambia, pero se hace una suave transición hacia un nuevo equilibrio donde se utilizan para el bien común otros tipos de energía que no perjudican el medio ambiente. De esta forma, se podría evitar una muerte masiva.

No obstante, Adam Frank advierte que la utilización de energías de menor impacto no siempre garantiza un desarrollo sostenible de la civilización y el colapso sigue siendo inminente en algunos casos.

“La población comenzaría a caer, y luego se estabilizaría felizmente. Pero más tarde, de repente, se precipitaría hacia la extinción”, asegura el profesor.

Frank explica que en el caso de estos “colapsos retrasados” es el propio mecanismo del planeta el culpable de matar a la civilización: una vez puestos en marcha estos procesos, resulta imposible frenarlos.

“Se sabe que esto puede suceder incluso sin una civilización presente, como lo podemos ver en Venus. Hace mucho tiempo el efecto invernadero de Venus se volvió incontrolable y llevó sus temperaturas superficiales a un infierno de unos 425 grados centígrados”, indica el astrofísico.

Colapso total

El último camino es el más inquietante e implica un colapso total. Si las condiciones planetarias empeoran rápidamente resultaría imposible evitar una extinción completa de la civilización.

Según Adam Frank, estos modelos pueden ayudar a pronosticar el futuro de la humanidad.