Nacionales

Carlos Alvarado negocia préstamos con el FMI para que el país salga de la crisis

El presidente de la República, Carlos Alvarado, anunció negociaciones con el FMI para alcanzar un acuerdo para aliviar la crisis económica que atraviesa el país por COVID-19.

“Esta es una lucha de resistencia que demanda mucha responsabilidad, actitud constructiva y patriotismo”, manifestó el mandatario este domingo en cadena nacional.

Recordó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que el promedio de la caída de la economía en América Latina será de 9,4%, y que si bien para Costa Rica será menor que ese promedio regional, “el golpe será muy duro”.

Al igual que en todo el planeta, se contraerá la producción económica, afectando el empleo y el Estado tendrá menores ingresos para atender sus responsabilidades. Se estima que en Costa Rica los ingresos fiscales se reducirán en casi 1,2 millones de millones, es decir 3,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), lo que representa tiempos muy difíciles.

También:  Costa Rica romperá este récord mundial al finalizar este 2020

“Así como en salud hemos tomado las medidas extraordinarias requeridas y en lo social atendido a la población con acciones como la distribución de diarios a los hogares o el bono Proteger, en materia económica nos corresponde también tomar medidas extraordinarias, con la absoluta certeza de que este es un país valiente y una vez más lograremos salir adelante”, expresó.

De seguido afirmó que una vez que se logre aprobar un crédito especial por $504 millones con el FMI, se abrirá la negociación con ese organismo para contar con un acuerdo financiero, conocido como “Stand-By Arrangement” (SBA), indispensable para mantener la estabilidad económica del país en los próximos años.

También:  En Casa Presidencial dicen que quieren escuchar al pueblo, que le propongan y dialogar

Alvarado anunció que en el proceso de discusión participarán actores políticos clave como las y los diputados y distintos liderazgos políticos, para lo cual dialogará con jefes de fracción, reiterando su compromiso expuesto al Congreso el pasado 4 de mayo, de no tomar acciones que perjudiquen a la gente más pobre.

“El acuerdo deberá ser un balance entre 4 objetivos: preservar la estabilidad de la economía y las finanzas públicas, generar mayor eficiencia en lo público, mantener nuestro Estado Social de Derecho y tener el menor impacto sobre la población”, aseveró, indicando el delicado equilibrio de todas las partes que se necesita para no dejar a nadie atrás frente a la crisis.

También:  Medio millón sin agua mañana en estos lugares de la GAM y Cartago

“Buscaremos al máximo evitar nuevos impuestos o mayores cargas, sobre todo para la gente más humilde. Y si la situación causada por la pandemia nos obligase a avanzar en esa dirección, se haría repartiendo cargas entre los grupos que tienen mayor riqueza, desde una visión solidaria, y procurando, a la vez, no afectar el aparato productivo”, subrayó.

Botón volver arriba