Nacionales

CCSS se alista para gran demanda de servicios por Ómicron

La elevada cantidad de casos que registra el país por la ola pandémica relacionada con la circulación de la variante ómicron, podría llevar a la saturación del sistema de salud nacional en pocas semanas, así lo advirtió la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

Las proyecciones apuntan que para la segunda semana de enero, nuestro país podría superar los 5 mil contagios diarios, cifra nunca antes vista desde que inicio de la emergencia sanitaria.

A pesar de que muchos de los contagiados no enfermarían gravemente por la baja letalidad de esta nueva cepa, las autoridades esperan una alta demanda de los servicios de atención primaria: clínicas y EBAIS; y hospitalización.

“Debido a la enorme capacidad (de la nueva variante) de producir nuevos contagios, el número de personas que podrían requerir hospitalización ya sea en camas de salón, en cuidados intensivos o morir puede ser considerablemente alta ante un gran número de personas afectadas”, mencionó Román Macaya, presidente ejecutivo de la CCSS.

Por esa razón, las autoridades de la Caja aplicarán una estrategia para prepararse ante las proyecciones de aumentos que presionarán a los centros médicos.

“La consulta externa del primer nivel de atención y de hospitalización de toda la red de servicios de salud se prepara para enfrentar este escenario de incremento acelerado de nuevos casos COVID que sin duda presionará los servicios de salud de la Caja”, indicó el doctor Randal Álvarez, gerente médico.

Álvarez informó que, la Gerencia Médica en coordinación con el Centro de Atención de Emergencias y Desastres (CAED), directores regionales, de áreas de salud y de hospitales, definieron como primera medida fortalecer el primer nivel de atención, que es el primero en recibir el impacto de esta ola.

Acciones

  • Una estrategia para facilitar el acceso a pruebas de laboratorio a la población en general.
  • Continuar con el apoyo requerido y definido en el proceso establecido institucionalmente mediante el mecanismo de situación por excepción en consulta diferenciada, laboratorios y seguimiento de los casos positivos.
  • Los niveles locales deberán de continuar en una coordinación activa con los Comités Locales de Emergencias.
  • Coordinación con el CENDEISSS para aumentar la capacidad instalada para la continuidad de casos positivos, además de la definición de priorización de pacientes para seguimiento clínico.
  • En cuanto a reclutamiento, las autoridades han pedido que se amplíen las bolsas de funcionarios elegibles con el fin de que se pueda continuar con los servicios.

En los centros hospitalarios, la institución activó las fases para el escalamiento estratificado de camas COVID, considerando un techo máximo, dado que se mantiene la recuperación de servicios de atención de otras patologías.

“La estrategia estratificada, con base en las nuevas condiciones, permite una ampliación y un aumento de camas de acuerdo con lo que se necesita, con la diferencia de que se encuentra basada en primera instancia en las capacidades de respuesta regional y enfocada en que la atención de COVID se encuentre dentro de la atención ordinaria de los centros hospitalarios, permitiendo en todo momento la recuperación de los servicios”, agregó el gerente médico.

Proceso  en 4 fases.

  • Fase de distribución de casos en la red hospitalaria para la atención COVID: La ampliación de la oferta de camas COVID dará inicio con una organización regional que permita dar atención oportuna a los casos.
  • Fase de apertura de camas en los hospitales nacionales: El primer centro hospitalario en abrir camas para concentración de casos será el Hospital Calderón Guardia, esto con el fin de dar continuidad a la recuperación de servicios.
  • Fase de ampliación de casos leves a nivel regional: La concentración de casos en centros estratégicos se considera en esta fase de aumento de casos sostenido, para el requerimiento de camas leves y moderadas.
  • Fase de medidas extraordinarias: Ante un aumento de casos que sobrepase la capacidad hospitalaria nacional, la institución valorará con base en las condiciones epidemiológicas, las necesidades regionales y las posibilidades que se tengan en la institución.

De momento hay 496 camas de salón destinadas para la atención de pacientes positivos, con una meta máxima de 986. En el caso de las Unidades de Cuidados Intensivo (UCI), la Caja tiene una capacidad máxima óptima de 271, 85 camas críticas y 186 severas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba