Inicio / Economía & Negocios / Costa Rica se posiciona para atraer centros de servicios corporativos
America Free Zone Heredia

Costa Rica se posiciona para atraer centros de servicios corporativos

Alta sofisticación, valor agregado y servicio de calidad son las características de los centros de servicios corporativos que operan en el país.

Este ha sido un sector que ha ido en acelerado crecimiento y que se posiciona como un nicho de gran valor para la economía costarricense.

Recientemente la empresa Swarovski inauguró su centro de servicios para las Américas en la zona de Escazú, el cual tendrá a su cargo la administración y finanzas de la corporación, que pasa por el manejo de la contabilidad, cuentas por pagar y cobrar, entre otras funciones.

De acuerdo con Amed Espinoza, Managing Director de Swarovski, Costa Rica tiene condiciones especiales para que las empresas de este nivel vuelvan su mirada e inviertan en la instalación de sus centros de servicio, sobre todo relacionadas con la apertura del Gobierno para recibir a las multinacionales, con las cuales es posible establecer relaciones duraderas, en un ambiente político y social estable y que les ofrece un recurso humano de altísima calidad.

“Estamos hablando de que el país cuenta con un recurso humano muy bien preparado, personas que tienen un buen manejo de los idiomas, sobre todo del inglés y en muchos casos un tercer idioma. Hay un enorme profesionalismo de la gente, que se enfoca en servir con calidad, personal dedicado a hacer lo que le corresponde y de la mejor forma”, detalló Espinoza.

Swarovski es una empresa nacida en Austria en 1892 en manos de Daniel Swarovski, quien desarrolló métodos para la producción y corte de cristales que reflejan la luz más que un vidrio, lo patentizó y hoy desarrolla productos en diversos nichos del mercado, como joyas, luminarias y tecnología de iluminación, herramientas para cortar cristales y binoculares.

Así como esta, muchas otras compañías de larga data y trayectoria empresarial han decidido apostar por Costa Rica como la sede para sus centros de servicios, con lo cual generan importantes beneficios y favorecen a la imagen del país como destino de inversión.

Abanico de atracciones

De acuerdo con Jorge Sequeira, Director General de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), una y otra vez las empresas llegan al país atraídas por el talento humano, coincidente con la posición de Amed Espinoza.

“Si le preguntas a diez empresas por qué vienen a Costa Rica, todas responden que es por el talento humano. Aunque sí tenemos otros factores como nuestra privilegiada ubicación geográfica, el sistema educativo, el nivel de inglés que tiene un importante porcentaje de la población, la experiencia y trayectoria de albergar a cerca de 200 empresa de clase mundial hacen de la nación un destino muy apetecido”, argumentó Sequeira.

Estos centros corporativos son parte del sector Servicios del país, y solamente en 2017 generaron 61.595 puestos de trabajo y alcanzaron exportaciones por $9.020 millones, con lo que se experimentó un crecimiento del 3%, con respecto al año anterior.

Las estadísticas nacionales evidencian que el sector Servicios ya representa un 46% del total de exportaciones, casi el doble del promedio de los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que tienen, en promedio, solamente un 27%.

Esto evidencia la fortaleza que el sector ha tomado en la economía costarricense, con un modelo de servicios intensivo en conocimiento, como en servicios empresariales y telecomunicaciones e informática, todos de alto valor agregado.

Costa Rica también tiene factores diferenciadores muy potentes, como su sistema de régimen de zona franca, que resulta una herramienta competitiva para atraer a estos centros de servicios, aunado a una plataforma de comercio exterior y tratados de libre comercio con los principales mercados del mundo.

Epsy Campbell, Vicepresidenta de Costa Rica, considera que, al ser un sector en grato crecimiento, desde el Gobierno apuestan por atraer más inversiones de este tipo, para permitir la evolución de la economía, generar oportunidades para personas calificadas, con buenos salarios y buenas inversiones.

“Nosotros queremos dar un mensaje claro a las empresas del mundo y es que Costa Rica es el sitio para invertir el día de hoy. Ofrecemos el talento humano y cada vez mejores condiciones de tecnología e infraestructura, aunque tenemos grandes desafíos, podemos dar la posibilidad de brindar un ambiente de negocios y político que da tranquilidad a las compañías”, detalló Campbell.

Sofisticación

Hace unos 20 años Costa Rica albergaba los centros de contacto de atención al cliente, que eran muy básicos, en su mayoría dirigidos a las apuestas deportivas; pero en la actualidad eso ha cambiado radicalmente.

El país tiene en su parque empresarial a compañías de servicios de alta sofisticación y valor agregado, que pasan por la investigación, desarrollo, logística, cadena de abastecimiento, que en un buen porcentaje hacen todo tipo de tecnología de información, como ciberseguridad, computación en la nube, desarrollo de software o web, ingenierías y arquitectura; así como una amplia gama de servicios en finanzas, administración, recursos humanos y contabilidad.

Según Jorge Sequeira de Cinde, hay más de 70 procesos que se realizan desde estas corporaciones y que generan beneficios para el país, como empleo formal, de calidad, bien remunerado y capacitado, en especial para jóvenes costarricenses, pero para otros nichos etarios también. Además de transferencia de tecnología, modelos de negocios, responsabilidad social y ambiental, así como mejores prácticas en temas de género y diversidad.

“Son empresas que traen mejores prácticas en muchos campos y que las trasladan a su personal. Cuando la gente que trabaja en estas compañías se va a otra o desarrolla su propio emprendimiento, aprovecha ese conocimiento y genera una mayor sofisticación en el mercado al que se traslade. Además, estas empresas tienen un gran arraigo, pues el 70% de las que se instalan en el país, crecen año tras año, demuestran que están contentas y confían en el país”, dijo el director de Cinde.

Desafíos

En definitiva, la buena imagen que tiene Costa Rica para atraer este tipo de compañías es una gran ventaja competitiva, pero no es sostenible en el tiempo si no se invierte en la solución de una serie de desafíos que hace años se vienen planteando.

La mayor fortaleza del país también es el mayor desafío, pues si como nación se busca seguir atrayendo estas corporaciones hay que desarrollar aún más el talento humano, invertir en una verdadera formación multilingüística desde la escuela y el colegio para que los jóvenes se gradúen con al menos dos idiomas de manera obligatoria, y si fueran posibles tres; lo cual sería aún mejor.

Otro factor de pronta atención debe ser producir técnicos y profesionales en las carreras que realmente está demandando el sector productivo, pues se sabe que hay muchas especialidades que ya están muy saturadas y no satisfacen estas necesidades.

En este sentido, explicó la vicepresidenta Epsy Campbell, uno de los ejes centrales de este Gobierno es el tema educativo y se cuenta con un plan agresivo para replantear la oferta educativa del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), de manera que los jóvenes puedan incorporarse a procesos de educación técnica muy especializados y contar con herramientas para insertarse en el mercado.

“Asimismo, estamos trabajando con un programa que será modelo en educación de bilingüismo, en primera instancia será en inglés, de manera que más personas puedan manejar dos idiomas y acceder a trabajos mejor calificados y mejor pagados.”, dijo la jerarca.

En el tema de infraestructura, definitivamente urge intervención, pues los trabajadores pueden tardar entre dos o tres horas en regresar a sus casas desde el trabajo, un elemento que las empresas ven muy de cerca y con preocupación.

“Estamos esperanzadas en que esta Administración pueda despegar en el tema de infraestructura para mejorar la competitividad del país. Y no debemos olvidar que no somos un país barato, pero tampoco nos podemos convertir en el más caro, pues produciría que dejen de venir las compañías, hay que cuidar el tema de costos en servicios públicos, salarios y cargas sociales”, dijo Sequeira.

Campbell aseguró que cuentan con un plan para atender el tema del desarrollo de infraestructura eficiente en materia de Internet, electricidad y carreteras.