Economía

Costa Rica urge ampliar Caldera para exportaciones

Costa Rica requiere invertir US$350 millones de dólares para poder exportar productos hacia el continente asiático.

La terminal portuaria de Caldera trabaja con un diseño de la década de 1970 muy alejado de la realidad actual y la alta demanda del mundo.

Por ejemplo, si un nacional que exporta o importa al mercado asiático no puede hacerlo directamente, significará enormes pérdidas para Costa Rica.

Ese empresario necesita enviar sus mercancías en un barco pequeño desde Costa Rica a México o Panamá para que un barco más grande pueda llevarlas a su destino final. Quienes compran en este mercado también sufren.

Además, Caldera llegó al extremo del colapso y operó al 90% de su capacidad, si conviene no superar el 55%, ya que hoy se manejan 2,3 veces más toneladas y 7,5 veces más contenedores que después del antiguo diseño más de 40 . se estima hace años.

Costa Rica pierde

Eso significa un golpe económico para la producción costarricense. Se estima que el país pierde 100 millones de dólares anuales porque las oportunidades comerciales, principalmente con China, han fracasado; debido al impacto en la competitividad de la falta de equipos modernos y la subutilización de industrias relacionadas como el amarre de cruceros.

El principal problema de la terminal del Pacífico es que no es lo suficientemente profunda para amarrar grandes embarcaciones.

En condiciones ideales, la parte más profunda alcanza los 12,5 metros, pero esto solo se garantiza después del dragado para eliminar el sedimento. Estas condiciones permiten el amarre de buques con capacidad inferior a 4.000 contenedores.

Pero para explorar los mercados asiáticos, es necesario crear las condiciones para la llegada de buques de carga de hasta 8.000 contenedores o más; el llamado post-panamax.

Para lograrlo, la semana pasada se inició el proceso de licitación para la ampliación de la terminal de Caldera, con la firma de la primera fase que tiene como objetivo contratar los estudios técnico-económicos que sirvan de base para el llamado a licitación, que se llevará a cabo. en concesión.

Permitir que el país tenga una transferencia directa de bienes con Asia requerirá una inversión de 350 millones de dólares, según cifras oficiales, en base al plan maestro elaborado por la firma holandesa Arcadis.

El principal trabajo que habrá que hacer para conseguirlo será tirar de las literas unos metros hacia adelante, para ganar profundidad. Se habla de llevarlos a 13,5 y 14,5 metros.

Además, la Estación 4 se ampliará en 15 metros y se construirá una nueva para permitir el acceso de embarcaciones más grandes. Otras mejoras que se están considerando son el fortalecimiento del rompeolas y el lanzamiento y construcción de un patio para almacenar los contenedores a mayor altura.

El objetivo es realizar la licitación e iniciar la construcción entre este año y 2024, según Juan Ramón Rivera, presidente ejecutivo del Instituto de Puertos del Pacífico de Costa Rica (Incop).

Si se respetan los plazos fijados, la administración no descarta la rescisión anticipada de los contratos vigentes, para que el nuevo operador pueda hacerse cargo lo antes posible.

Cabe señalar que el actual operador de la terminal tiene un contrato válido hasta 2026, por lo que debe ser compensado si no se le permite completar el ciclo del contrato.

Además, puede participar en el nuevo concurso en igualdad de condiciones y, de ganar, completar la modernización portuaria que inició en 2006.

El mercado asiático mantiene un constante ritmo de crecimiento. Solo las exportaciones de bienes acumuladas entre enero y mayo de 2021 a ese mercado, registraron un crecimiento del 19%, reportó la Promotora de Comercio Exterior.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba