criopreservación

En 20 años la muerte no existirá, seremos inmortales

Recientemente en el programa del economista Andrés Openheimer en CNN, se tocó el tema sobre la inmortalidad mediante la crionización.

El invitado especial sobre este tema fue el transhumanista venezolano, el señor José Luis Cordeiro, ingeniero y profesor fundador de la Singularity University en Silicon Valley. La inmortalidad es un tema de interés que promueven Google y la NASA.

José Luis Cordeiro, ingeniero mecánico por el MIT, MBA por Insead, licenciado en economía por la Universidad de Georgetown, profesor de la Singularity University de Silicon Valley

Cordeiro asegura: «En 2045 la muerte será opcional» y para entonces el envejecimiento «será una enfermedad curable». Él mismo dice que no piensa morir, «ahora sólo ganamos tiempo con cuerpos que envejecen», pero afirma que llegará un día en que «se podrá detener el envejecimiento» y además seremos capaces de rejuvenecer y determinar la edad biológica óptima, la que se elija.

Te interesa leer: Múltiples volcanes en erupción, algunos dormidos y extintos se activarían otra vez

La primera persona en ser crionizada (hace 50 años) en la historia y resistirse a la muerte mediante este método fue James Bedford, un profesor de Sicología de la Universidad de California. Actualmente hay más de 300 personas esperando ser resucitadas mediante este método.

La criogenia, es una técnica para congelar el cuerpo humano inerte mediante el empleo de nitrógeno a muy bajas temperaturas. La finalidad de este método es congelar a las personas para nunca morir y regresar a la vida en un futuro cuando la medicina tenga la capacidad de curar las enfermedades por las que mueran.

En Estados Unidos, hay 4 centros de criopreservación, dentro de las que se destacan dos empresas como Alcor Life Extension Foundation, fundada en 1972 y ubicada en Arizona, y American Cryonics Society, en Michigan.

La demanda no es escasa; hasta el momento. Las cifras más recientes de criogenización humana en Estados Unidos revelan que alrededor de 150 personas han sido sometidas al proceso de criopreservación de su cuerpo entero, mientras que 80 mantienen sus cabezas o cerebros conservados. Sin embargo, hay más de 1.000 personas actualmente vivas quienes han contratado con empresas criónicas mantener sus cuerpos después de su muerte.

El monto a pagar por este tipo de servicio puede alcanzar hasta 200 mil dólares, aunque se ofrecen paquetes de mayor o menor precio.

Cabe destacar que la Asociación y centro de criogenización más importante del mundo, lleva el nombre de una estrella distante, símbolo de la visión infinita de la resurrección de los muertos, ALCOR y sus socios disponen de unas pulseras de uso permanente. Dichas pulseras contienen información hospitalaria e instructiva en caso de padecer una descompensación repentina.

Te interesa leer: Aztecas desaparecieron por la salmonella llevada por los colonizadores

Para los especialistas de la criopreservación, la parte más prioritaria del cuerpo humano a conservarse es la cabeza, ya que en ella está la clave para una reanimación y “resucitación” exitosa, además que ésta contiene los componentes de la identidad personal, entre los que se encuentran la memoria y la personalidad, por lo que si hay una muerte biológica del cerebro, -lo que los criogenistas llaman “muerte técnica de información”-, las posibilidades de “recuperar” a la persona se esfuman.

El mito de criopreservación de Walt Disney 

Una de las leyendas urbanas más famosas es que el Sr. Walt Disney decidió congelar su cuerpo con el objetivo de mantenerse crionizado hasta que se descubriera una cura contra su enfermedad. Aunque se conoce que realmente era su intención no lo logró pues murió poco tiempo antes de que esto pudiera hacerse realidad. Por tanto este mito es totalmente falso.

A pesar de los constantes rumores, Walt no fue criogenizado. Después de su muerte en 1966, Walt fue enterrado en el Forest Lawn Memorial Park en Glendale, California.

La persona más joven congelada por criogenia

A principios del 2015, una niña tailandesa (Matherym Naovaratpong) de 2 años se convirtió en la persona más joven sometida a la criopreservación, conservando su cerebro momentos después de su muerte con la esperanza de que algún día pueda ser regresar a la vida.
El cerebro de Matherym, fue colocado en un estado de congelamiento profundo en el momento de su muerte y se mantiene de esa forma hasta que, en algún momento en el futuro, puede ser regresado a la vida y puesto en un nuevo cuerpo creado para ella.