Ciencia

Detectan 2 enormes objetos rojos en cinturón de asteroides

Científicos encontraron dos enormes y misteriosos objetos rojos inusuales en el cinturón de asteroides de nuestro sistema solar localizado entre Marte y Júpiter.

Esos objetos no deberían estar allí: ambos tienen “materia orgánica compleja” en la superficie dijeron los expertos.

Estos objetos, fueron bautizados con los nombres de 203 Pompeja y 269 Justitia y son más rojos que los objetos conocidos hasta el momento y pueden haber sido expulsados desde más allá de Neptuno en el Cinturón de Kuiper.

Según un nuevo estudio publicado en The Astrophysical Journal Letters, estas rocas espaciales pueden mostrar signos de caos y migración planetaria en el sistema solar.

Los dos asteroides fueron descubiertos por el equipo dirigido por Sunao Hasegawa de JAXA, Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón. Pompeya tiene unos 110 kilómetros de ancho, mientras que la Justitia más pequeña tiene un diámetro de 55 kilómetros.

 

Objetos Rojos

Los dos objetos, en el grupo de rocas entre Marte y Júpiter, son claramente diferentes de sus vecinos.

Tanto Pompeya como Justitia reflejan más luz roja que otros asteroides en su entorno: los objetos que carecen de materia orgánica reflejan mucho más la luz azul, mientras que los que contienen más materia orgánica aparecen rojos en las observaciones.

Esto se debe a que tienen muchos elementos orgánicos como el carbono y el metano, que pueden haber sido los componentes básicos de nuestro planeta.

Por lo tanto, generalmente no hay asteroides como Pompeya y Justitia en el cinturón, que generalmente consisten en escombros más azules, pero son comunes entre los objetos transneptunianos y los centauros (pequeños cuerpos que orbitan alrededor de Júpiter y Neptuno), que es donde los astrónomos piensan que tienen su origen.

“Para obtener estos elementos orgánicos, debe haber mucho hielo en la superficie. Por tanto, deben haberse formado en un entorno muy frío. La radiación solar del hielo produce estos compuestos orgánicos”, explicó Michelle Marset, del MIT, coautora del artículo.

Si se confirman, los dos objetos podrían proporcionar evidencia de la teoría del Modelo de Niza de la migración planetaria que ocurrió durante las primeras etapas de nuestro sistema solar y cómo nuestros gigantes gaseosos se establecieron en sus órbitas.

El modelo de Niza indica que Saturno, Urano y Neptuno se movieron hacia afuera mientras que Júpiter se movió hacia adentro durante cientos de millones de años.

Este movimiento haría que las piezas restantes de planetas se dispararan sobre el sistema solar. El evento habría provocado que los asteroides ricos en materia orgánica se dispersaran y se desplazaran por el sistema solar.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba