Nacionales

El colmo: Recope pide este regalo de navidad

La Contraloría General de la República calificó de “incongruencias” una serie de decisiones tomadas por parte de la junta directiva de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) en lo relativo al proyecto Terminal Pacífico.

Y es que la empresa pública iba a gastar ¢151.969 millones en esta iniciativa sin contar con estudios de factibilidad que justifiquen el costo-beneficio de la obra y lo peor de todo es que al final sería el consumidor quien terminaría pagando los platos rotos, como si no bastara con las continuas alzas en las gasolinas.

En este momento, el proyecto está frenado por el órgano contralor, luego de que encontrara que el costo del proyecto terminaría impactando el precio de los combustibles, pero Recope insiste en que es necesario y por eso ha reanudado los estudios a fin de obtener el visto bueno.

La terminal se piensa financiar mediante un fideicomiso de obra pública y hasta ahora los tres estudios de previnversión que se han efectuado salieron con nota roja por parte del órgano fiscalizador.

Para la Contraloría, Recope no contaba con suficiente información para la toma de decisiones. Solo para mencionar un ejemplo, encontraron que el estudio de factibilidad se aprobó sujeto a condicionamientos legales y financieros establecidos en el propio estudio.

“En el caso de la ‘Terminal Pacífico Primera Etapa’, fue la junta directiva de Recope quien autorizó continuar con los trámites administrativos correspondientes”, indica el documento.

El órgano fiscalizador está ordenando que se completen los estudios de factibilidad y que, a partir de ahí, la institución resuelva sobre ejecutar, postergar o abandonar el proyecto, así como asegurar que no se ejecuten actividades de inversión sin que se cumpla lo anterior.

Todo esto es producto de que Recope no cumple con las normas técnicas del Ministerio de Planificación (Mideplan) en lo relativo a buenas prácticas de inversión pública.

Además de que no se sabe si este proyecto será viable a partir de las limitaciones de gasto establecidas por la regla fiscal.

“Los roles y responsabilidades definidos para la toma de decisiones en la preinversión que efectúa Recope son incongruentes con respecto a lo regulado por Mideplan y las buenas prácticas de observancia.

Recope no ha sido consistente en el fortalecimiento, a todo nivel, de la cultura institucional de inversión pública”, establece el documento.

La Terminal Pacífico es un proyecto que permitiría la recepción de combustibles, en especial de Gas Licuado de Petróleo (GLP), en Puntarenas, con el objetivo de no depender del abasto de estos productos mediante el puerto de Moín en Limón.

Hasta ahora Recope se ha empeñado en seguir adelante con la obra a pesar de los cuestionamientos de la Contraloría.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba