Economía

¿En qué se parece Costa Rica a Grecia?

Se parece solo en una cosa: que aquí hay gente empecinada en empujarnos por el camino de Grecia, sin ninguna necesidad, tan solo por terquedad ideológica, y creyendo que de esa forma favorecerán sus intereses, aunque al costo de causar un daño perfectamente evitable.

Por lo demás, así como es una completa tontería comparar la situación actual con la de la crisis de 1980-1982, igualmente es una majadería y un absurdo, decir que estamos en la misma situación que Grecia enfrentó al inicio de su crisis, hace exactamente 11 años.

En términos relativos al tamaño de su economía, la deuda pública de Grecia y su déficit fiscal eran mucho más altos que los de Costa Rica. Pero, además, era una deuda denominada principalmente en euros, y una parte en dólares, monedas totalmente fuera del control de la propia Grecia. Era, por definición, e integralmente, una deuda externa.

No es nuestro caso, ni de lejos. El 77% de nuestra deuda es interna y casi el 60% está en colones. Y, por añadidura, seguimos teniendo algo importantísimo de lo que Grecia carecía: una moneda nacional llamada colón, y, con ello, seguimos disponiendo de ciertos márgenes de soberanía monetaria, que, aunque disminuidos, nos proveen posibilidades que Grecia no tenía.

Una actuación prudente e inteligente, pragmática y oportuna, concertada entre el Ministerio de Hacienda, el Banco Central y los bancos públicos, bastaría para desinflar cualquier ataque especulativo contra la deuda pública.

Es cuestión de saber hacerlo, y tener el coraje de hacerlo, y de una buena vez taparles la boca a quienes se empeñan en hacer de Costa Rica otra Grecia, sin ninguna necesidad, y tan solo para complacer sus caprichos ideológicos y sus intereses.

Escrito por Luis Paulino Vargas, Economista y Politólogo

Botón volver arriba