Inicio / Actualidad / Erupción del Volcán Agung bloquea a miles de turistas en Bali y Java
Volcán Agung

Erupción del Volcán Agung bloquea a miles de turistas en Bali y Java

Miles de turistas han quedado bloqueados en las islas indonesias de Java y Bali como consecuencia del cierre de tres aeropuertos por la erupción del volcán balinés Agung.

La nube de ceniza volcánica, que llegó a elevarse más de 2.500 metros, ha obligado a cerrar las terminales y a la anulación de 446 vuelos domésticos e internacionales con salida o llegada en Bali, la isla más turística del archipiélago indonesio, o Java.

El cierre afecta a unos 75.000 pasajeros, según informa la agencia France Presse. La terminal de Ngurah Rai, en Bali, pudo reabrir tras doce horas sin operaciones debido a que un cambio en el viento desvió la nube de cenizas.

Las instalaciones aeroportuarias balinesas permanecerán clausuradas hasta entrada la tarde del viernes, momento en el que los oficiales volverán a evaluar la situación.

Además, otros dos aeródromos con vuelos nacionales, ambos en el este de la isla de Java, suspendieron sus funciones, informa Efe.

La Agencia Nacional para la Mitigación de Desastres cifró en al menos 446 vuelos cancelados, de ellos 207 internacionales, y 74.928 pasajeros afectados, en un comunicado publicado en las redes sociales.

Bali ha indicado que el cierre del aeropuerto Ngurah Rai tendrá lugar desde las 3.00 (hora local) hasta al menos las 19.00 de este viernes. La decisión ha sido tomada después de que un piloto detectara una nube volcánica a una gran altura.

Antes de ese cierre, ya habían sido anulados unos 50 vuelos en Bali, que afectaron a más de 8.000 pasajeros. Más de cinco millones de turistas extranjeros visitaron Bali en 2017 por vía aérea, según la operadora área del aeropuerto.

El volcán Agung, de un poco más de 3.000 metros de altitud, se sitúa a unos 75 kilómetros de los principales destinos turísticos de Kuta y Seminyak y entra a menudo en erupción desde que despertó el año pasado.

En noviembre, la amenaza de una erupción ya provocó el caos en los transportes y afectó a la economía de Bali, especialmente el muy lucrativo sector turístico.