Vida y Estilo

Flashdance: la película y el éxito que nadie esperaba

“Flashdance” llegó a las salas de cine en 1983 sin que nadie esperara demasiado, pero de inmediato se convirtió en una de las películas favoritas del público.

Con siete millones de dólares de presupuesto, un director  novato y un elenco que nadie conocía, Flashdance resultó ser una de las películas más taquilleras de los 80s.

El éxito de Flashdance sorprendió a todos los expertos del cine luego de arrasar en taquillas ya que el proyecto había sido rechazado varias veces e incluso su director Adrian Lyne, no le tenía demasiada fe.

Pero, ¿de dónde surgió la idea de una bailarina que trabajaba como soldadora y soñaba con dedicarse a la danza de forma profesional?

La historia no es pura creación de un guionista, sino que se inspiró en la vida de Mauren Marder y Gina Healey, dos bailarinas de un bar nocturno de Toronto.

Tom Hedley escribió sobre ellas, pero fue la productora Lynda Obst quien vio el potencial y presentó el proyecto a Paramount para hacer la película.

Las bailarinas recibieron solo 2.300 dólares por su consentimiento para llevar la historia al cine en Flashdance.

Directores como David Cronenberg y Brian De Palma rechazaron el trabajo. Adrian Lyne, quien solo contaba con una película en su haber, aceptó, aunque más tarde confesaría que creía que la historia era algo “tonta”.

Lyne quiso que la película tuviera un contenido más dramático y tuvo la intención de incluir una historia de abuso sexual en la infancia de la protagonista, pero le rechazaron la idea.

Flashdance actrices

Entre las actrices para dar vida a Alex, Jennifer Beals se quedó con el papel tras llegar a la selección final junto a Demi Moore y Leslie Wing.

Melanie Griffith, Daryl Hannah y Jamie Lee Curtis fueron otras de las candidatas. Beals tenía 18 años cuando filmó “Flashdance”, su primer protagónico. Antes, solo había tenido un papel menor en “My Bodyguard” (1980).

¿Por qué la eligieron? Hay dos versiones. Desde Paramount sostienen que convocaron a un grupo de mujeres para que dijeran qué actriz les resultaba más amigable.

El guionista Joe Eszterhas da otra versión: varios técnicos decidieron que ella era la más atractiva de todas. “No era la mejor bailarina, pero era muy dulce”, declaró el director.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba