Nacionales

Los rechazados y hasta colados en la lista para ser presidente de Costa Rica

El conocido Abogado Constitucionalista y Analista Político Roberto Beers recientemente publicó un resumen de un inesperado sondeo que se dio en redes sociales a raíz de una publicación hecha por él.

Las siguientes líneas son su post o publicación  en su perfil de Facebook el cual transcribimos si es de tu interés :

Sic Sic

Hace unos días decidimos plantear una lista ampliada de posibles precandidatos, e invitamos a los seguidores de esta página a opinar sobre el “menú”, con total libertad para ampliarlo o reducirlo según su criterio.

Recibimos casi 300 comentarios, de los cuales más de un 76% mencionaron a alguno de los presuntos candidatos, o bien proponían nuevos nombres de costarricenses que “no estaban pero deberían estar” en competencia.

Personalmente me tomé el tiempo de leer todos esos comentarios, algunos de los cuales me resultaron halagadores, retadores o simplemente brillantes.

Sus opiniones me permitieron agrupar a los mencionados en cinco grupos, de acuerdo con el grado de aceptación o rechazo expresado en los comentarios. En suma, esta valoración no es mía, sino suya y de todas las demás personas que se tomaron el tiempo de exponer su parecer.

En el tiempo transcurrido, varias de las figuras mencionadas expresaron abiertamente que no buscarían la Presidencia, pero los mantuvimos allí por haber recibido menciones de nuestros seguidores.

Antes quiero  agradecer profundamente la gentileza de las personas que me sugirieron incluir mi propio nombre. No lo hice para no desvirtuar el análisis ni generar expectativas o suspicacias.

También:  Son 152 los nuevos casos positivos de Covid 19 hoy en Costa Rica

Los rechazados

El primer grupo (y el más numeroso) es el de los #rechazados: aquellas figuras políticas que despertaron reacciones ampliamente negativas.

No hacía falta ningún sondeo para adivinar que el #PAC, como partido, iba a ser el más aborrecido (ni la agrupación misma ni ninguno de sus posibles aspirantes recibió siquiera una mención positiva), pero lo notable (aunque no sorprendente en realidad) es que a nivel individual alguien pudiera generar más rechazo.

Esa “hazaña” la logró nada menos que un liberacionista, el Expresidente José María Figueres, cuya eventual candidatura fue la que más menciones negativas recibió, a cambio de CERO positivas.

A poca distancia quedaron personajes del PAC como Román  Macaya (quien ya olfateó el desastre y desistió de lanzarse) y la “madrina progre” Ana  Helena Chacón, pero también otros miembros tradicionales del #PLN como el excandidato Antonio Álvarez Desanti, el exministro Rodrigo Arias y el flamante diputado Carlos Ricardo Benavides.

Igual suerte corrieron la cara más visible de la #izquierda costarricense, José María Villalta, y el bullicioso diputado Pedro Muñoz del #PUSC. Entre todos los mencionados recibieron un total de UNA mención positiva frente a 78 negativas.

¿Qué esperanzas puede tener esta élite de políticos de alcurnia, si la gente les tiene la misma “estima” que al gobierno más detestado de nuestra historia reciente?

También:  Se reportan 629 nuevos casos de Covid 19 y 6 fallecidos en las últimas 24 horas

Los discutidos

Frente a ellos, el grupo de los #discutidos: las figuras que tuvieron un mayor equilibrio entre respuestas positivas y negativas (es decir, un alto grado de aceptación pero también de rechazo).

De este grupo, los excandidatos Fabricio Alvarado y  Juan Diego Castro tuvieron la mayor proporción, con una estrecha diferencia a favor del primero.

Les siguió Otto Guevara (quien ha declarado que no aspirará a la Presidencia), aunque en su caso las menciones negativas sobrepasaron ligeramente a las positivas; y también aparece aquí el alcalde de Cartago, Mario Redondo.

Curiosamente, completan el grupo dos liberacionistas: Claudio Alpízar y Fernando Zamora Castellanos, pero de ellos (en especial del segundo) llama la atención que las menciones negativas obedecen, precisamente, al hecho mismo de ser liberacionistas.

La gran pregunta sobre estos es una misma: ¿tendrán potencial para crecer y aglutinar, o estarán políticamente en un “callejón sin salida”?

Los inesperados

El tercer grupo es el de los #inesperados: nombres que fueron mencionados con mayor frecuencia de la que podría haberse esperado, y que contaron con una apreciación relativamente favorable.

Se trata del liberal Eli Feinzaig y del aguerrido Pablo Barahona Krueger (aunque este último no ha expresado de momento interés en participar en la contienda). ¿Lograrán convertir la curiosidad en apoyo?

Los ignorados

Un cuarto conjunto es el de los #ignorados: personajes con evidentes aspiraciones políticas, pero que no logran despertar mayor reacción entre el público.

También:  ¿Cómo organizarte como "prepper" frente al coronavirus?

En este grupo sorprende la presencia de Sergio Mena, pero más aún la de Natalia Díaz (quien apenas fue mencionada por un solo usuario) y la del diputado socialcristiano Pablo Heriberto Abarca (al que nadie nombró siquiera). No pareciera ser un inicio muy auspicioso.

Los colados

La última “burbuja” (para usar una palabrilla de moda) fue la de los #colados: los que no estaban en el menú original, pero fueron mencionados espontáneamente.

De ellos destaca el economista Gerardo Corrales, a quien se asocia con el PLN; y luego, en similares proporciones, los diputados Dragos Dolanescu y Eduardo Cruickshank, el comentarista económico Juan Carlos Hidalgo y el exdiputado Federico Malavassi.

Todos ellos (salvo Hidalgo) tienen en común una posición relativamente conservadora en lo cultural y una orientación económica con tintes más liberales. ¿Desearán verdaderamente “colarse” en la contienda?

Sobra decir que esta no es (ni pretende ser) una encuesta o una medición científica. Se trata sencillamente de una valoración de las personas que siguen esta página y respondieron a la invitación de expresar sus criterios, temores y anhelos sobre el futuro político de nuestro país.

Y aunque a algunos les parezca “prematuro” pensar en esto en plena crisis, quizás sea mucho más oportuno que decidir de improviso, a última hora y al calor de manipulaciones emocionales y mercadotécnicas.

Botón volver arriba