Inicio / Actualidad / Nicoya y Guanacaste: la verdad histórica sobre los orígenes de su población
Guanacasteco

Nicoya y Guanacaste: la verdad histórica sobre los orígenes de su población

Nicoya conjuntamente con Guanacaste, es una zona llena de paisajes exhuberantes y playas espectaculares done hay una población muy homogénea.

Quisiera aclarar de entrada que con esto no pretendo ni crear polémica ni herir susceptibilidades o sentimientos, son solo verdades históricas que mas bien deben enriquecernos con respecto a nuestros orígenes y a nuestra identidad.

Es innegable que el Internet está permitiendo que la historia sea re-escrita gracias el acceso universal que tenemos en la actualidad a archivos y documentos del pasado-

En épocas pasadas estos documentos solo estaban disponibles para unos pocos y hoy está demostrando que muchos datos que se nos enseñaba aún en la escuelas y colegios estaban incompletos, erróneos o hasta en algunos casos tergiversados.

Específicamente con respecto a Nicoya y la otra zona que hoy son Guanacaste hay muchísima información histórica-científica disponible en libros como los publicados hace muchos años por Quince Duncan y Carlos Meléndez o las más recientes publicaciones en revistas o en línea como las de Josema Cabrera y Mauricio Meléndez, que permiten sin espacio a dudas rectificar o reafirmar hechos históricos relevantes sobre los orígenes de Guanacaste.

Lo hacen desde la época colonial temprana hasta principios del siglo pasado.

En mis pequeñas y modestas investigaciones he logrado confirmar lo que poco a poco va saliendo a la luz, todo eso se refleja con mucha claridad en los antiguos libros o protocolos de los archivos de la Iglesia Católica y del Registro Civil que están disponibles al público en www.familysearch.net.

Estos datos son públicos cualquiera los puede accesar fácilmente para consultar nacimientos, bautismos, matrimonios, defunciones y dispensas de sus antepasados o de cualquier persona o familia, ya sea para efectos genealógicos o para temas relacionados al desarrollo demográfico de nuestro país.

1. Rectificación:

En la herencia genética del guanacasteco incluyendo al “nicoyano”, la sangre chorotega no es la predominante, lo es la africana que procede directamente de los esclavos que trajeron los colonizadores españoles a estas tierras.

Este tema ya se ha desarrollado de manera histórico-científico en los últimos años y se puede probar con solo revisar actas de bautismo, matrimonios o defunciones del antiguo Guanacaste, donde por la ley canónica que usaban los sacerdotes debían anotar la casta (raza) de todas las personas.

Por ejemplo vemos los matrimonios de 1804 de el Poblado de El Guanacaste donde la inmensa mayoría de contrayentes eran MULATOS.

Sin embargo se destaca el matrimonio entre Juan de la Rosa Gorgona, MULATO, que se casó con Doña Gertrudis Bonilla, (muy posiblemente española o en efecto de ese origen) hija de Don Juan Manuel Bonilla y de Doña Manuela Castro.

El tratamiento de Don o Doña por ley era exclusivo para españoles puros o criollos o también a mestizos de clase social alta, vemos además que se anota claramente que son VECINOS DE ESTE POBLADO, detalle que se relaciona con el siguiente punto.

2. NUNCA perteneció a Nicaragua.

Este otro tema que es de constante insistencia en los historiadores y políticos de Nicaragua se ha desmentido con muchas pruebas, otra mas que se puede aportar es precisamente la existente en estos protocolos y actas históricas.

Como ejemplos vemos en un protocolo de 1808 de el Poblado de El Guanacaste el matrimonio de Justo Jil, VECINO DE NICARAGUA, con Juana Guadamuz, vecina de ESTA FELIGRESIA (Liberia), y también en 1813 vemos las defunciones de varios feligreses de El Guanacaste.

La mayoría eran mulatos, donde se anota entre los difuntos la muerte de Ysidro, indio de Nicaragua. Queda demostrado que en cada bautismo, matrimonio o defunción se anotaba, además de la casta, la vecindad o el origen geográfico de las personas.

En los casos específicos de El Guanacaste (actual Liberia) y el de Nicoya, siempre escribían claramente si las personas eran vecinas de estos pueblos o feligresías, pero si alguien era de Nicaragua quedaba formalmente registrado como VECINO DE NICARAGUA.

Esto evidencia sin lugar a dudas que estas comunidades tenían una identidad independiente y un arraigo absolutamente claro de adonde pertenecían o no, las personas de Nicaragua eran anotados como extranjeros.

Con respecto a la “africanía”, es lógico que esta cantidad inmensa de mulatos son los antepasados de la mayoría de los ciudadanos de la actualidad.

También podemos ver algunas costumbres de herencia africana muy presentes en el hoy llamado “folclore guanacasteco”, como por ejemplo el Quijongo, instrumento musical de origen africano.

Otra costumbre es la de las mujeres cargando canastos sobre la cabeza, es también una costumbre africana a diferencia de los indígenas mesoamericanos, incluyendo los chorotegas, que llevaban la carga sobre la espalda.

Finalmente debemos tener presente que antes de la independencia en 1821 y la Anexión en 1824 el Partido de Nicoya, incluyendo toda la península, tenía como frontera con la provincia de Nicaragua el río La Flor y con la provincia de Costa Rica la Cordillera de Guanacaste, el río el Salto y el río Tempisque.

Los territorios que hoy en día son Bagaces, Tilarán, Cañas y Abangares fueron agregados a Guanacaste en 1838 y la parte sur de la Peninsula de Nicoya (Cobano, Lepanto, Paquera y las islas) fueron traspasadas a Puntarenas, ambos hechos como reorganizaciones político-geográficas y administrativas por parte del Estado.

Escrito por Arturo Soto, Investigador

Comentarios
error: Content is protected !!