fbpx
Actualidad

ONU reconoce mejoras laborales en Costa Rica

Costa Rica mejoró su situación laboral, aunque ciertos problemas aún persisten en varios sectores, dijo este viernes el relator especial de Naciones Unidas sobre nuevas formas de esclavitud, Tomoya Obokata.

“He identificado indicadores de situaciones especiales en varios empleadores en diversos sectores como la agricultura, el trabajo doméstico, los servicios, el transporte o la construcción”, dijo Obokata durante la presentación preliminar de su informe.

El reportero añadió que entre los indicadores detectados están “largas jornadas de trabajo sin tiempo suficiente para ir al baño o comer, bajos salarios, acoso o violencia, incluso de carácter sexual, y lugares de trabajo insalubres”.

La experta visitó Costa Rica durante nueve días y se reunió con representantes de todos los sectores del país.

Avances

Obokata destacó los avances de Costa Rica en la implementación de marcos legales para la defensa de los trabajadores que incorporan instrumentos internacionales de derechos humanos y laborales.

Entre ellos, el aumento de la edad mínima a 15 años para empezar a trabajar y el incremento a 17 años de la educación obligatoria.

Sin embargo, la reportera señaló que la creación de leyes muchas veces no se traduce en su aplicación y son pocas las víctimas que logran obtener protección institucional.

“Me di cuenta de que los marcos legales e institucionales sobre esto son sólidos en Costa Rica, pero me preocupa que sólo un pequeño número de víctimas sean identificadas y asistidas”, dijo Obokata.

La reportera de la ONU pidió al gobierno costarricense que trabaje más estrechamente con las organizaciones de la sociedad civil para que “más víctimas puedan beneficiarse de los sistemas de protección”.

“He comprobado que la pobreza, la desigualdad y la discriminación están entre las principales causas de las nuevas formas de esclavitud en Costa Rica”, dijo Obokata.

También mencionó la situación de los migrantes en Costa Rica en los últimos tiempos, principalmente nicaragüenses y venezolanos que huyen de las crisis políticas, económicas y sociales en sus respectivos países.

“Soy consciente de que el riesgo de nuevas formas de esclavitud es muy alto entre estos y otros grupos de población vulnerables”, dijo el ponente.

Señaló principalmente a los migrantes, a los pueblos originarios, a los afrodescendientes y a los de la diversidad sexual, dijo el reportero internacional.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba