Actualidad

¿Porqué las PyMEs deben adaptarse al comercio electrónico?

Las pequeñas y medianas empresas (PyMEs) son responsables de la generación de al menos dos tercios del empleo a nivel mundial, incluyendo nuestro país.

En muchos países, las PyMEs representan más del 90% de las empresas y en la mayoría de las naciones que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las PyMEs representan más del 50% del Producto Interno Bruto (PIB), según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según el Centro regional de Promoción de la MIPYME (CENPROMYPE), en la región SICA (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y la República Dominicana), hay más de un millón de empresas.

De estas, el 99% son MIPYMES de las cuales el 80% son microempresas y el 19% son pequeñas y medianas y con un creciente número de ventas a través de canales digitales, un gran número de pequeñas y medianas empresas se han visto obligadas a adoptar nuevas tecnologías.

Las PyMEs son importantes para la economía en general, ya que constituyen el 85% de la base productiva del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), aportan el 33% del PIB y generan más del 40% de los empleos.

El mercado de comercio electrónico en los países de la región centroamericana alcanzó los $USD 3,7 mil millones, lo que representó un incremento del 40% en relación con el 2019, según datos de Statista Digital Market Outlook citados por América Retail.

La tecnología ha sido fundamental para desarrollar la transformación del eCommerce a lo largo de estos últimos meses, tanto así que se espera que para 2040 el 95% de las compras se realicen por medio de esta vía.

La incursión de lleno sobre las compras en línea a la que el mercado de América Latina ha llegado en los últimos años es muestra de que el comercio electrónico viene evolucionando a gran velocidad, lo que implica que los negocios de este sector cada vez buscan estar más preparados para afrontar temporadas de alta demanda como los como lo son las fiestas de fin de año y el back to school.

De hecho, cerca de 300 millones de compradores digitales son latinoamericanos, de acuerdo con investigaciones hechas por Statista, empresa que también determinó que el crecimiento será de más de 20% para el 2025.

Las tiendas virtuales crecen progresivamente y mejoran su capacidad de atención a los clientes a partir de tecnologías como la automatización, agilización, personalización y optimización de procesos, entre otros, convirtiendo a la tecnología en una inversión necesaria para desarrollarse en estos nuevos escenarios.

Aprovechando las tecnologías

Las PyMEs pueden aprovechar al máximo las nuevas tecnologías para aumentar su presencia en línea y mejorar sus ventas en el mercado digital. Sin embargo, el proceso de transformación no siempre es fácil, ya que requiere de recursos, capacitación y un cambio en la cultura empresarial.

En los últimos meses, muchas pequeñas y medianas empresas (PyMEs) han surgido con el ADN del comercio electrónico incluido lo cual les da una ventaja en la economía digital.

Las PyMEs que quieran prosperar en la economía digital deben tener información para agilizar sus procesos y hacerlos más competitivos. Para ello, la tecnología es una herramienta fundamental.

Además, para tener éxito en la economía digital, es esencial contar con la confianza del consumidor. Las herramientas tecnológicas, como la inteligencia artificial, son clave para lograr una percepción favorable del cliente. También es importante ofrecer una experiencia de compra memorable, conectando las experiencias del front office con los procesos de soporte logísticos y de facturación del back office.

Otro desafío importante es la personalización. Los clientes online no son muy fieles y están acostumbrados a comparar precios con otros canales online. En este sentido, las soluciones CRM son un diferenciador muy importante ante cualquier competidor.

Recientemente, la demanda para conocer y evaluar soluciones de comercio digital aumentó exponencialmente y esta tendencia continúa. Incluso empresas que antes descartaron o pospusieron la decisión de ir a un modelo de comercio electrónico u omnicanal ahora buscan información y propuestas de plataformas de comercio digital.

En países en desarrollo, el comercio electrónico tiene una gran posibilidad de asentarse entre los intercambios económicos cotidianos y ser exitoso.

En resumen, las PyMEs que deseen prosperar en la economía digital deben estar dispuestas a adaptarse rápidamente y utilizar las herramientas tecnológicas disponibles para mejorar sus procesos y ofrecer una experiencia de compra satisfactoria al cliente.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba